Historias de AMOR con mayúsculas

Erase una vez… hoy os voy a contar algunas historias que en su día me hicieron reflexionar sobre el AMOR.

En Teruel, estaba en un curso de Dinámicas del Grupo, en una de las actividades Dany, el profesor, dijo: “los que estén enamorados que se pongan a este lado de la sala y los que no al otro” En ese momento los tres o cuatro que tenían pareja se pusieron en el lado de los “enamorados” el resto nos fuimos al otro lado. Dany nos miró atónitos y preguntó: “¿A caso vosotros no estáis enamorados, no queréis a vuestros familiares, amigos, a la naturaleza, a los animales…? No me lo creo, a algo tenéis que querer, tenéis que amar”. Inmediatamente todos cambiamos al otro lado de la sala, porque efectivamente TODOS estábamos enamorados.

Hace unos meses, en Alcoy, estaba en el curso de “Los Aceites Esenciales Sagrados” y después de la práctica, en la puesta en común, una de las compañeras dijo: “He sentido AMOR, amor con mayúsculas”.

Han sido muchos los momentos en que he tenido la suerte de vivir ese amor con mayúsculas del que mi amiga Patri hablaba aquel día, ese amor del que Dany nos habló: cuando por primera vez sentí piel con piel a mis hijos Pedro y Andrés, aquel día que me despedí de mis amigos de Cochabamba (Bolivia), aquel día que junto a mi marido vi el amanecer en las Blue Mountains, las despedidas y abrazos de los cursillos y campamentos de FEYDA que asistí, las fiestas sorpresas de despedida de mis amigas (Italia 92), esos abrazos en silencio de los amigos que lo dicen todo, esas noches en vela viendo las estrellas o hablando de lo mundano y lo profundo, las miradas cómplices de mi padre, el apoyo incondicional de mi hermano, los abrazos de mis primos y tíos, y naturalmente los abrazos y la siempre presencia de mi madre.

Y, hoy, mi celebración en el día del AMOR, se lo dedicó al Aceite Esencial de Rosa Damascena, la reina de  las flores en el mundo de la Aromaterapia, la reina y símbolo del AMOR. Y es que la Rosa, simboliza en la mayoría de culturas, el amor y la pasión. La mitología griega nos cuenta que la rosa nació de las lágrimas de Afrodita (diosa del amor) que lloraba a su Adonis agonizando.  El Aceite Esencial de Rosa de Damasco o de Bulgaria te abrirá a este amor universal del que estamos hablando, a este AMOR con mayúsculas. Vierte una gota de aceite de Rosa en tu corazón y una gota en tus muñecas inhala, adapta una postura relajada e inhala el aceite de rosas por la nariz y espira por la boca, como si apagaras suavemente una vela, mientras respiras siente como la fragancia de la rosa te rodea con la esencia de todo cuanto amas evocando una sinfonía de fragancias porque…  “Los olores son más seguros que los sonidos o las imágenes para quebrar los hilos del corazón” (Rudyard Kipling).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s